Firme el compromiso de FEMA a un año de los terremotos

 

A un año de que varios terremotos sacudieran a los municipios en las regiones central, sur y oeste de Puerto Rico, la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) aprobó cerca de $313.5 millones para medidas de emergencia y la reconstrucción de instalaciones públicas, al igual que para brindar apoyo a miles de sobrevivientes.

Esta cifra incluye cerca de $71.5 millones en Asistencia Individual para más de 14,000 sobrevivientes en 34 municipios que perdieron sus hogares o cuyas casas sufrieron daños estructurales y necesitaban reparaciones inmediatas. La partida supone además $10.2 millones para asistencia de alquiler a fin de relocalizar familias.

“Nuestro equipo ha trabajado incansablemente durante este año lleno de desafíos para ayudar a los más necesitados. Los terremotos marcaron la historia de todos los puertorriqueños y nuestros esfuerzos en esta recuperación serán igualmente significativos”, comentó el Coordinador Federal de Recuperación de Desastres para Puerto Rico y las Islas Vírgenes de los Estados Unidos, José Baquero Tirado.

Como parte de los fondos asignados bajo el programa de Asistencia Individual se destacan sobre $3 millones para los sobrevivientes en Yauco. El alcalde de este municipio, Angel L. Torres Ortiz, indicó que las comunidades más afectadas son las que recibieron el beneficio. “Fue un proceso en coordinación mutua, fue un trabajo que estuvimos realizando durante casi 6 meses de respuesta. La experiencia vivida del huracán María nos sirvió para hacer un trabajo más efectivo en coordinación con FEMA y todas las agencias”, añadió el primer ejecutivo municipal.

En otros casos, algunas familias pudieron conservar sus hogares, pero requerían reparaciones para hacerlos habitables. Así sucedió con Rubén Sánchez Lugo y Ada Rodríguez Caraballo, vecinos de la urbanización Alturas del Cafetal, también en Yauco. La pareja de 48 años de casados y tres hijos recibió una subvención de FEMA que les permitió restaurar su casa, luego de vivir en un refugio como consecuencias de los terremotos.

“Estructuralmente, la casa prácticamente se desboronó. Si ese temblor duraba dos segundos más, se caía la casa completa. La aportación de FEMA fue lo más importante porque sin eso estuviéramos igual”, dijo Sánchez Lugo, quien recibió $26,000 en asistencia con la que logró reforzar las columnas de su casa.

Por su parte, Ottmar Chávez, director de COR3, indicó que, a un año del paso de los terremotos en Puerto Rico, FEMA ha permanecido comprometida con apoyar a la Isla en el proceso de reconstrucción. “Conscientes de que aún resta trabajo por completar, seguiremos enfocados en apoyar a los solicitantes para que los procesos de desembolso se lleven a cabo de manera pronta y responsable. Agradecemos en sobremanera al equipo de trabajo que nos acompaña y que ha aportado a las metas que hemos cumplido”, añadió.

A su vez, los fuertes sismos causaron daños sin precedentes a los edificios públicos en los municipios. Se aprobaron sobre $242 millones en subvenciones de Asistencia Pública a municipios, agencias estatales y organizaciones sin fines de lucro para medidas de emergencia y restauración, como la demolición de estructuras inseguras, y para la fase de diseño e ingeniería de la reparación de instalaciones públicas, respectivamente. En la Escuela Intermedia Agripina Seda en Guánica, por ejemplo, ya comenzó el proceso de reconstrucción que beneficiará sobre 400 estudiantes.

De igual modo, una partida de estos fondos se asignó para las fases iniciales de diseño, como en el municipio de Ponce. La ciudad señorial cuenta con unos $73,000 para los costos de diseño de arquitectura e ingeniería de varias instalaciones. Entre estas figura el auditorio Juan “Pachín” Vicens, sede oficial del equipo de baloncesto Leones de Ponce; la Villa Pesquera del barrio Playa; el terminal de transportación pública Carlos Garay, que provee el servicio de autobuses SITRAS a través de la ciudad a beneficio de 91,000 residentes; y el Edificio Moscoso, una estructura de valor histórico en la ciudad de Ponce que forma parte de la Casa Alcaldía.

Similarmente, las cerca de 1,800 personas que viven en el Barrio Caña de Guánica se beneficiarán de las reparaciones a la tubería que le brinda agua potable gracias a una obligación a la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados para estos fines.

“Comprendemos las tensiones y la ansiedad que provocan un desastre de esta magnitud. Es por esto que, además de las ayudas mencionadas, nuestro programa de subvenciones incluye fondos para consejería en crisis hasta mayo de 2021. Esta asistencia está disponible a través de la Línea Pas llamando al 1-800-981-0023. La asistencia es gratuita, confidencial y está disponible diariamente las 24 horas”, concluyó Baquero Tirado.

Para más información sobre la recuperación de Puerto Rico tras los terremotos, visite fema.gov/es/disaster/4473 y recuperacion.pr.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.