Todas las comunicaciones a Veteranos y Veteranas de Puerto Rico tendrá que ser en español e inglés

 

La delegación del Movimiento Victoria Ciudadana presentó la Resolución Concurrente del Senado 40 para solicitar al Departamento de Asuntos de los Veteranos de los Estados Unidos a que todas las comunicaciones que esa agencia dirija a los veteranos y veteranas de Puerto Rico se envíen en español y en inglés.

Esta medida surge de la petición de personas veteranas y sus dependientes que han denunciado que han perdido beneficios a los cuales tienen derecho por no dominar la lectura en inglés. “Estas Situaciones podrían evitarse si todas las comunicaciones que el Departamento de Asuntos de los Veteranos dirige a nuestros veteranos y veteranas se tramitan en ambos idiomas” expresó el senador Rafael Bernabe.

“No existe ninguna autoridad legal que disponga que las comunicaciones del Gobierno Federal, [y en específico, las que envía el Departamento de Asuntos de los Veteranos], tengan que tramitarse en inglés.

Ni la Constitución de los Estados Unidos ni ninguna ley federal establece específicamente que el inglés sea el idioma oficial del país. Estados Unidos, contrario a lo que mucha gente piensa, no tiene un idioma oficial” añadió el senador.

La Orden Ejecutiva 13166 del año 2000, influenciada por la “Ley de Derechos Civiles de 1964” dispone que el gobierno federal, y las personas y entidades que manejan fondos federales tienen la obligación de poner sus servicios a disposición de las poblaciones a las que sirven, esto incluye facilitar los servicios que se prestan a personas con dominio limitado del inglés.

Además, los tribunales federales han reconocido que las personas que no dominan el inglés podrían tener problemas para acceder a los sistemas gubernamentales y obtener los servicios a los que tienen derecho.

A esos efectos, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos ha sostenido que si los servicios del gobierno no se adaptan a estas personas podría derivar en discrimen bajo la “Ley de Derechos Civiles”, la cual prohíbe el discrimen por razón de origen nacional.