El pequeño helicóptero Ingenuity ya fue colocado sobre la superficie de Marte

Suministrada

 

MAYAGÜEZ (CyberNews) – Los preparativos para lo que será el primer intento de volar de alguna manera en otro planeta continúan, y en la noche del sábado, el rover Perseverance de la NASA liberó a Ingenuity en un lugar adecuado para ser su “helipuerto”.

El pequeño helicóptero o “drone” estuvo resguardado debajo del rover desde que el carrito se posó exitosamente en el cráter marciano Jezero el 18 de febrero. Sin embargo, aún faltan varios procesos y pruebas para poder intentar su primer vuelo pautado para no antes del 11 de abril.

Debido a que en las noches la temperatura en Marte desciende hasta -130 grados Fahrenheit (bajo cero) o -90 grados Centígrado, lo próximo será ver si estas temperaturas no afectan los componentes del pequeño helicóptero.

Luego utilizará un pequeño panel solar ubicado más arriba de sus dos rotores o hélices, para completar la carga de sus baterías. Entonces se probarán las comunicaciones con el rover y desde la Tierra.

Tras confirmar que mantiene la carga adecuada en sus baterías, liberará una especie de pasador o “seguro” de las hélices, probará si las hélices giran bien a poca velocidad, y eventualmente a altas velocidades para finalmente intentar alzar vuelo en la tenue atmósfera marciana.

“Precisamente por Marte tener una atmósfera bastante más tenue que la de nuestro planeta, Ingenuity intentará compensar esto girando sus hélices a velocidades de cerca de 2400 revoluciones por minuto”, explicó la Sociedad de Astronomía del Caribe (SAC) en una comunicación.

Las pruebas de vuelos en Marte serán realizadas durante un lapso de 30 días e incluyen uno o más vuelos, de salir todo bien. Se anticipa que cerca del 12 de abril, se pudieran recibir imágenes obtenidas por el rover mostrando a Ingenuity volando si es que lo logra, así como imágenes captadas desde el propio helicóptero.

Se aclaró que los vuelos de prueba serán limitados a alturas de cerca de solo 16.5 pies (5 metros).

Ingenuity fue diseñado para intentar volar y aterrizar de forma autónoma, como parte de una demostración de tecnología, que de resultar exitosa, permitirá enviar futuras naves de mayor tamaño que puedan recorrer enormes distancias sobre los cielos de Marte.