Exdirectora de Ciencias Forenses hace llamado al gobierno

SAN JUAN (CyberNews) – María Conte Miller, exdirectora del ahora Negociado de Ciencias Forenses (NCF), hizo un llamado al gobierno para que atiendan la falta de recursos que enfrenta esa dependencia y contrarrestar la crisis que enfrenta dado el hacinamiento de cadáveres luego del huracán María, así como la falta de personal experto.

“Lamento profundamente que después de tanto esfuerzo y años de lucha por mejorar el sistema médico legal, estemos hoy aquí en el peor momento en la historia de las ciencias forenses en nuestra jurisdicción. Sin embargo, sé que el equipo humano con el que cuenta el ‘Instituto’ sabrá hacer ventajoso lo adverso y convertir en directo el camino tortuoso. Como exdirectora de la agencia le hago una súplica al ejecutivo para que por favor atienda las deficiencias que realmente son muy serias”, dijo Conte Miller en declaraciones escritas.

Las expresiones de la experta se dan luego que el miércoles informes de prensa relataran que vecinos de la zona donde ubica el NCF en el Reparto Metropolitano en Río Piedras se quejaran por la pestilencia que emana de allí, donde supuestamente tienen varios vagones con decenas de cadávares.

Según Conte Miller, las denuncias que han trascendido en los medios de comunicación responden a la alegada falta de personal, equipo, recursos, conflictos laborales y mal manejo de los cadáveres, entre otros problemas.

Entretanto, dijo que el inventario actual de forense de 307 cadáveres es el que tiene una jurisdcción donde acaba de ocurrir un desastre en masa. “Sin embargo, la cantidad de casos hacinados no guarda relación con el huracán (María). Para proveer un marco de referencia el Negociado debería tener aproximadamente 75 cadáveres bajo su custodia, lo cual le permitiría operar con normalidad y ofrecer un servicio de calidad en un tiempo razonable a las familias de los fallecidos y al Sistema de Justicia”, dijo.

Según explicó, los cadáveres se acumulan por falta de patólogos forenses y porque se requiere de disciplina y consistencia para disponer de los casos no reclamados semanalmente. “Igualmente, cada mesa de autopsia tiene que tener todo el equipo necesario para funcionar. Imagínese a un patólogo pidiéndole la caladora (instrumento para abrir el cráneo) a otro colega para poder continuar con su caso, es como si a uno lo estuvieran operando y el cirujano careciera de bisturí para hacer la herida o del hilo para coserlo”, agregó al resaltar que informes de prensa cuentan que en el NCF solo hay una caladora.

Recomendó que la solución para resolver el hacinamiento, está en la contratación de más patólogos, enterrar los casos excedentes o que se cambie el procedimiento para examen de los cadáveres, que según dijo, no está siendo efectivo en el contexto de la realidad actual de la agencia.

“Empero, han escogido la ruta mas fácil y menos digna. ¿Seguirán alquilando más vagones para acumular más cadáveres? Esos que pasaron a mejor vida, pasarán a un mejor vagón. Ese puede ser usted o yo, quizás uno de nuestros allegados”, dijo.

De paso, Conte Miller resumió una serie de acciones que al parecer no se están siguiendo en el NCF y que son parte de la formación básica de estos profesionales. Indicó que la primera clase que un patólogo forense recibe cuando inicia esta subespecialidad de la medicina, es que la falta de reconocimiento de la importancia del sistema por parte de las autoridades, constituye la razón principal del malfuncionamiento del mismo.

“Por tanto, adjudiquémosle al Negociado de Ciencias Forenses ese carácter de servicio prioritario”, dijo.

Agregó que en aquella lección inaugural también se decía que los muertos no se arrastran por el piso, sino que se colocan en camillas igual que se hace con los enfermos. Tampoco múltiples difuntos se apiñan en camiones para llevarlos al crematorio, sino que se trasladan uno a uno en coches fúnebres certificados por la Comisión de Servicio Público (CSP) agencia que se asegura que el vehículo de transporte cumpla con todos los requisitos para estos fines.

“Desde el día uno, también nos enseñan a los patólogos que los cuerpos se guardan en neveras con controles de temperatura para que no se descompongan. Por favor, dejen de decir que una vez se inicia el proceso de descomposición no se puede detener para justificar el problema”, sostuvo.

Asimismo, dijo que en la charla introductoria de control de calidad se enfatiza que a los equipos hay que darles mantenimiento preventivo para evitar que se dañen, lo que aplica desde al equipo científico especializado hasta al de uso más común, como los vehículos.

Conte Miller, patóloga forense dirigió el Instituto de Ciencias Forenses desde el 2009 hasta el 2012. Indicó que bajo su mandato, el NCF logró acreditarse por las más prestigiosas organizaciones forenses internacionales, por sus elevados estándares de calidad en sus procesos e investigaciones científicas.

Be the first to comment

Leave a Reply

Your email address will not be published.